• Bruno M

Oración por mi obispo

Actualizado: jun 9


(Espada de doble filo) La Iglesia siempre ha considerado conveniente que los fieles recen por su obispo. Por eso, cada vez que vamos a Misa, pedimos “por nuestro obispo N.”. Hoy, sin embargo, debido a la grave crisis que sufre la Iglesia, es aún más importante que recemos constantemente por nuestros obispos, a tiempo y a destiempo, así que se me ha ocurrido componer una oración para rezar por mi obispo y traerla al blog, por si a alguien le resulta útil para rezar por el suyo.

Teniendo en cuenta la situación actual, probablemente haya lectores a los que no les guste su obispo. Razón de más para rezar por él. Es una obligación impuesta por el cuarto mandamiento y, además, no cabe duda de que redundará en nuestro propio beneficio, porque las primeras interesadas en tener un buen pastor son las ovejas.

Los obispos tienen una grandísima responsabilidad y, en el Juicio, se les pedirá cuentas de cada fiel que perdió la fe, cada pagano al que no se le anunció el Evangelio y cada vez que se enseñaron herejías en sus parroquias en vez de la fe que da la vida eterna. Sin embargo, a nosotros también se nos preguntará por qué, conociendo su debilidad, no los sostuvimos con nuestra oración, como era nuestro deber.

Oración por mi obispo

Señor, Padre Santo,

fuente de toda gracia,

te pido por el obispo

que tu providencia

ha elegido para mí.

Haz que nuestra Señora,

Reina de los Apóstoles,

lo proteja de las herejías

y lo lleve siempre de su mano

por caminos de humildad.

Envía sobre él tu Espíritu

para que enjugue sus lágrimas,

ilumine sus oscuridades,

fortalezca su debilidad,

lo colme de amor a la Iglesia y a la fe

y haga que no le falten nunca

la oración de sus fieles

y la obediencia

de sus sacerdotes.

Concédele la fe de Abraham,

la sabiduría de Salomón,

y la firmeza martirial

de todos los apóstoles.

Dale también

la valentía de San Ambrosio,

el don de predicación

de San Juan Crisóstomo

y el celo por anunciar el Evangelio

de San Francisco Javier.

Por amor a tu pueblo, Señor,

transfórmalo con tu gracia

a imagen de Jesucristo,

para que encontremos en él

un claro reflejo del Buen Pastor

que contigo vive y reina

por los siglos

de los siglos.

Amén.


Para nosotros, la palabra no impide la acción, lo que la impide es no formarse antes detenidamente de ponerla en ejecución, por eso mismo debemos formarnos, y formar a los que sean de nuestro entorno. Para eso queremos distinguimos.

facebook.png
instagram.png
gorjeo.png

© 2018 by La Cumbrera - lacumbrerab@gmail.com