• Charles de Foucauld

¡Ámame como eres!

Actualizado: sep 10


Beato Charles de Foucauld


“Conozco tu miseria, las luchas y las tribulaciones de tu alma, las deficiencias y las enfermedades de tu cuerpo; sé de tu vileza, de tus pecados y te digo lo mismo: dame tu corazón, ámame como eres . . .


Si esperas ser un ángel para abandonarte al Amor, no amarás nunca. Aún si eres vil en la práctica del deber y de la virtud si vuelves a caer a menudo en aquellas culpas que quisieras no cometer más, no te permito de no amarme, ámame como eres.


En cada instante y en cualquier situación en que te encuentres, en el fervor o en la aridez, en la fidelidad o en la deslealtad, ámame . . . como eres. Quiero el amor de tu pobre corazón; si esperas a ser perfecto, no me amaras jamás . . .


Hijo mío, deja que te ame, quiero tu corazón. Ciertamente que deseo con el tiempo transformarte, pero ahora te amo como eres . . . y deseo que tú hagas lo mismo; quiero ver que desde lo bajo de tu miseria subes al amor. Amo en ti también tu debilidad, amo el amor de los pobres y miserables; quiero que desde los harapos de tu nada suba continuamente un gran grito: ¡Jesús te amo!


Hoy estoy ante la puerta de tu corazón como un mendigo, ¡Yo, el Rey de los reyes! Llamo y espero; apúrate a abrirme. No alegues tu miseria; si conocieras perfectamente tu indigencia, morirías de dolor. Lo que me heriría el corazón sería verte dudar de mi y no tenerme confianza.


Te he dado a mi Madre, haz pasar todo por su corazón, que es tan puro.


Cualquier cosa que suceda, no esperes a ser santo para abandonarte al amor, no me amarías nunca . . . Ámame como eres”

Beato Charles de Foucauld (1858 – 1916)


Sacerdote católico, explorador, oficial, filólogo, misionero, geógrafo, lingüista, religioso, traductor, cartógrafo y miembro de la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia, beatificado en la Basílica de san Pedro el 13-11-05 por Benedicto XVI, encontrándose en tramite su proceso de canonización.

facebook.png
instagram.png
gorjeo.png

Para nosotros, la palabra no impide la acción, lo que la impide es no formarse antes detenidamente de ponerla en ejecución, por eso mismo debemos formarnos, y formar a los que sean de nuestro entorno. Para eso queremos distinguimos.