El ataque al Invencible

"Ataque al Invencible" Ilustracion de Exequiel Martinez

 

Con respecto a la Guerra de Malvinas son muy pocos  los hechos que no sean ya reconocidos y admitidos por las partes enfrentadas. Queda uno, sin embargo, a cuyo respecto no existe acuerdo, constituyendo un enigma que justifica traerlo a colación: las consecuencias del ataque al portaaviones Invencible por parte de la aviación argentina.

 

El domingo 30 de mayo de 1982, a mediodía, despegaron de la base de Río Grande dos aviones Super Etendard de la Aviación Naval, tripulados por el Capitán Francisco y el Teniente Collavino, que portaban el último Exocet de que disponía la Armada. Completaban la escuadrilla cuatro Douglas A4C de la Fuerza Aérea, a cargo de los Primeros Tenientes Ureta, Vázquez, Castillo y el Alférez Isaac, armados con cañones y bombas de 250 kilos. Dos Hércules KC 130 se encargaron de reabastecerlos en el aire.

 

 Carga de combustible en vuelo de dos aviones A4-C. El Hércules KC-130 -“La Chancha” como lo llaman en la Fuerza Aérea.

 

Enganchado un buque grande por el radar de los atacantes, a 24 millas náuticas del blanco fue disparado el Exocet y los Super Etendard emprendieron el regreso. Los A4C prosiguieron tras el misil, sus pilotos observaron al buque envuelto en humo, Vázquez y Castillo fueron derribados y Ureta e Isaac dispararon sus cañones y arrojaron sus bombas sobre el objetivo, iniciando la retirada mediante un viraje cerrado. A ninguno de ellos les cabe duda en cuanto a que la nave fuera el Invencible. Los ingleses lo niegan, negando incluso el ataque. Y aducen en su favor dos circunstancias: que el secreto sobre la operación no pudo haberse mantenido tanto tiempo y que el buque llegó finalmente de regreso a Inglaterra, aunque con gran retraso.

 

Ahora bien, con motivo de la exploración petrolera que realizaron los británicos en el fondo del mar que rodea las Malvinas, la compañía adjudicataria requirió un mapa detallado, donde figuraran los barcos hundidos en la zona, para evitar operar sobre un cementerio submarino. Las autoridades entregaron el mapa, donde se señaló el nombre del buque hundido, la fecha del hundimiento y, con un puntito rojo, el lugar del mismo. Lo curioso es que, en ese mapa, en el lugar donde fue atacado el Invencible, aparece sólo el puntito rojo, sin el nombre de la nave hundida ni la fecha en que fue enviada al fondo del Atlántico.

 

Mapa que detalla la "Operación Invencible"

 

Pese a que el dato es harto sugestivo queda en pie una grave dificultad: el buque habría entrado finalmente al puerto de Portsmouth en septiembre de 1982.

 

Todas las objeciones tienen respuesta, sin embargo. Por un lado, el príncipe Andrés, que estaba embarcado en el  Invencible, se refirió al ataque en una entrevista televisada. También lo hizo un enfermero transexual del portaaviones, llamado Brian Cash, que manifestó padecer un trauma por haber tenido que atender “terribles heridas” en la enfermería del navío, debidas a los feroces ataques de aviones argentinos durante el conflicto.

 

En cuanto al regreso tardío del barco, marinos amigos me han informado que el mismo tenía dos “mellizos”, el Ilustrious y el Ark Royal, que bien pudieron entrar a puerto haciéndose pasar por el Invencible.

 

Los británicos han establecido un plazo de 90 años para difundir algunas informaciones referidas a la guerra de Malvinas. Entre ellas las vinculadas con la suerte corrida por el Invencible. En lo que me respecta, tengo formada opinión sobre el particular.

 

Permitida su reproduccion citando autor y a La Cumbrera.

Please reload

Articulos recientes

Please reload

  • White LinkedIn Icon
  • White Twitter Icon
  • White Google+ Icon
Editorial Vortice

Sobre nosotros

Nuestra misión es la trasmisión de la verdad recibida y la formación de católicos para el “buen combate de la fe”, escribimos como bien decía el Padre Scupoli “para quienes no se contentan con llevar una vida mediocre, sino que aspiran a obtener la perfección espiritual y la santidad." Para más información ir a la sección ¿Quiénes somos? o mándanos un correo a lacumbrerab@gmail.com.

Seguinos en:

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter